Ciudad de México.- Detrás del incremento en el precio de los medicamentos que se está observado este año, hay una compleja relación entre laboratorios, distribuidores y farmacias que impide la libre competencia.

Antes de que el medicamento llegue a las farmacias, en la mayoría de los casos debe pasar por las manos de un distribuidor, quien lo adquiere directamente al laboratorio farmacéutico.

Es la distribución la que en los últimos meses ha apretado los descuentos que brinda a las farmacias, ya sean de cadena o independientes, poniéndoles un tope de 10 por ciento.

REFORMA publicó ayer que según empresarios de farmacias distribuidores como Nadro, Marzam y Fármacos Especializados han aumentado los precios de los medicamentos hasta en 12 por ciento.

Y a esto se suma que las farmacias no pueden comprarle a cualquier empresa, pues aproximadamente 15 laboratorios farmacéuticos sólo cuentan con un distribuidor que venda sus productos, explica Gabriel Zavala, presidente del Asociación Nacional de Distribuidores de Medicinas (Anadim).

"(En Anadim) estamos de acuerdo en el libre mercado, nos interesa mucho poder tener la capacidad de negociación con quien nos parezca mejor", señaló el presidente del organismo, cuyos socios suman ventas por 90 mil millones de pesos anuales.

La Anadim agrupa a las grandes cadenas del sector, como Farmacias del Ahorro, Walmart, Farmacias Guadalajara, Farmacias Benavides, entre otras.

Zavala sostuvo que el incremento de precios es frecuente en esta industria y está relacionado con factores como la caída del peso frente al dólar.

En menor medida, mencionó, también está involucrado el esquema fee for servicie -pago por servicio- en el que los mayoristas cobran un porcentaje del costo del medicamento por cada pieza entregada.

Explicó que las últimas negociaciones con algunos laboratorios les han permitido que la farmacia elija al distribuidor libremente, pero mantienen el diálogo con las empresas que no han abierto esta posibilidad.

"Lo que queremos llegar es a un acuerdo que sea benéfico para la población mexicana, porque los más perjudicados en este tema son los pacientes y quien tiene contacto directo con el paciente es el retail, es la farmacia", expresó.

Ya que uno de los inconvenientes de que exista un solo distribuidor para algún fármaco es el riesgo de provocar desabasto si la empresa no tiene el producto.

Ante las alzas de precios en fármacos de patente, detalló, los genéricos han ganado terreno, registrando crecimientos de 25 por ciento en su volumen de venta.

REFORMA/Foto: REFORMA