Ciudad de México.- El sector empresarial denunció que debido al desabasto que se presenta en Oaxaca surgió un mercado negro de gasolina, de tal forma que un litro de combustible se vende entre 40 y 50 pesos.

"La escasez es de tal grado que un huevo cuesta 10 pesos, el litro de gasolina entre 40 y 50 pesos en lugares clandestinos, las gasolineras no tienen gasolina, alguien está proveyendo a estas personas que venden gasolina de manera clandestina", afirmó Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Entrevistado en el evento donde se dio a conocer el Frente para la Defensa del Derecho de los Niños a Aprender, añadió que en restaurantes de la zona se cocina con leña, a falta de gas, y en Chiapas se están cerrando los pasos fronterizos.

El líder empresarial afirmó que en la reunión que sostuvieron el martes con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, no pudieron asistir micro empresarios oaxaqueños por seguridad, ya que han sido amenazados y secuestrados.

"Esto ya no es admisible, en ninguna causa pueden justificarse estas acciones y el estado debe tener el respaldo de los mexicanos para que lo pueda resolver", señaló.

Castañón comentó que Osorio Chong se comprometió a que los bloqueos en carreteras se levantarán en un periodo de dos a tres semanas.

"Se comprometió en primer término a mantener el diálogo, pero sobre el diálogo dijo que no se podrá restablecer si no hay una buena voluntad de los maestros y voluntad es abrir los bloqueos", subrayó.

Además, afirmó, el secretario también dijo que investigará los hechos de Nochixtlán, en donde murieron ocho personas, para dar con los culpables y aplicar las consecuencias. Además de que se realizará la fiesta de la Guelaguetza.

"Esperamos que en las próximas dos o tres semanas este problema quede concluido", manifestó.

Cerraría Walmart

Walmart de México informó que ante el impedimento para abastecer las 37 tiendas que tiene en el Estado, podría verse obligada a cerrarlas, principalmente por cuestiones de seguridad.

"Nos acercamos a un fin de semana de quincena y la gente en Oaxaca no va a tener qué comprar. Ni siquiera hay pan ni tortilla. No podemos mantener tiendas abiertas para vender televisiones o refrigeradores.

"Vamos a llegar a un momento que por seguridad, para evitar rapiña, nos veremos a obligados a cerrar tiendas", dijo Antonio Ocaranza, director de Comunicación Corporativa.

REFORMA/Foto: REFORMA