Los maestros son una de las profesiones que mas dignifican a los hombres y que más bien hacen. Un buen profesorado engrandece a la patria.

Antes de continuar quisiera recordar con una de sus sentencias a ese insigne personaje que fue Justo Sierra, liberal con Juárez, funcionario en el Porfiriato y Ministro plenipotenciario en Madrid con Madero, Sub-secretario de Instrucción pública que después la cambió a Secretaría de Educación, creó becas, escuelas de educación superior, jardines de niños y promovió las Bellas Artes.

Sirvió a diferentes tendencias políticas, pero no fue un grillo que brincó de un lado a otro buscando medrar, lo hizo con afán educativo. Una de sus sentencias: el crimen más grande que puede cometerse contra cualquier ciudadano es negarle una educación que lo emancipe de la miseria.

El crimen de los sexenios anteriores de Presidentes de la República y Gobernadores de los estados ha sido que desde que el tristemente recordado ExPresidente de la República Luis Echeverría, para que no se le juzgara como represor, misión imposible, por los sucesos sangrientos de 1968 y 1971, empezó a dejar de aplicar la ley a los que la violentaban.

Esta postura acomodaticia adoptada por sus sucesores fue degenerando en lo laboral, en el campo, en la industria, comercio y en lo educativo.

Traicionando a los trabajadores de la educación, a los mejores, y de paso a la juventud mexicana, permitiendo situaciones que han degenerado en enriquecimiento de líderes, los usaron como aliados políticos, que vendían y heredaban plazas y los que estudiaron, los normalistas, pocos las consiguieron.

Las evaluaciones, algunos que ni siquiera terminaron primaria, no pueden con los exámenes. Y por supuesto tampoco enseñar.

Si esto no es solucionado no hay manera de sacar generaciones con una mínima instrucción.

Las autoridades dejaron correr esta situación que tiene paralizado a gran parte del sur del país y queriendo poner un hasta aquí, esto si muy saludable, no saben cómo hacerlo.

Si los reclamos de la coordinadora “CNTE”, desde luego sin violar los derechos de terceros, fueran para exigir incentivos económicos y escuelas dignas, todo redundaría en mejores educandos y no habría argumentos para oponerse a tan noble fin, pero apoyar irreflexivamente a los que no están capacitados para enseñar, por medio de agresiones a comercios y personas, no se debe tolerar.

Un Estado: Oaxaca que en sus pueblos más pobres les falta comida, medicinas, lo más indispensable para la supervivencia y nuestro Presidente Enrique Peña Nieto nos dice que no responderá a

La provocación

Esta no es para él es para el pueblo que le dio el mandato. Está fuera del país y por importante que sean lo foros a los que asiste debía estar al frente de situaciones tan apremiantes tratando de ponerles remedio. Es como si se estuviera quemando nuestra casa y nos vamos al cine.

Recuerdo a Fox que ante problemas graves preguntaba ¿Y yo porqué? Y en otra ocasión también declaró que no lo dejaban disfrutar la presidencia, ignorando que el mandato no es para disfrutar sino para desfacer entuertos con toda la energía posible.


La salida

¿Cómo saldrá nuestro héroe, Peña Nieto, de éste embrollo?.

Lo más probable es que doblando las manos, el secretario de gobernación Osorio Chong negociando lo innegociable y Nuño el secretario de Educación con voz cada día menos audible diciendo que la Reforma Educativa va, pero no dice a donde.


Una voz en el desierto

Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz