Cuando se habla acerca de la educación especial en México se tienen que tocar ciertos puntos dentro de la política, la historia mexicana y el proceso a través del cual se desarrollaron proyectos para poder incluir a personas con necesidades especiales. A lo largo de la historia de la educación en México se han ido transformando ciertas maneras de manejar la educación, ya sean dirigidas en un rubro especial o hacia personas sin ninguna característica distinta.

Dentro de aquellos paradigmas podemos apreciar dicha evolución; así como la preparación del docente para poder tratar e incluir dentro del currículo diversas actividades en las cuales todos puedan aprender a un mismo ritmo y puedan mostrar las cualidades que tienen, y de cierta manera manifestar el conocimiento que ellos pudieron desarrollar y aplicarlo en el plano de la vida diaria. Pareciera mentira que dentro de nuestra cultura la educación especial fue descartada por muchos años, desde el esplendoroso Tenochtitlan, una de las ciudades más avanzadas tanto en conocimiento, espiritualismo, infraestructura e instrucción bélica. Hasta la nueva España, Conocido por estar bajo el yugo español, en el cual decían que en su reino jamás se ocultaba el sol. Pasando por la Independencia y la revolución. Hasta que se estableció un gobierno soberano e independiente se dio la tarea de hacer más por el pueblo, de aportar a la sociedad y tratar de satisfacer las necesidades de un porcentaje mayor de la población, he ahí cuando se vieron los intereses de aquellos desvalidos, así llamados en ese entonces.

La educación especial en nuestra cultura se desenvuelve en varias etapas, sin dejar atrás las primeras épocas de nuestro país hasta la modernidad de la época contemporánea; Nos remontamos A la antigua Tenochtitlan en la cual basada su educación de dos maneras ya muy conocidas. El calmécac la cual era una educación dirigida solamente para aquellos hijos de los nobles, personas criadas para ser: Sacerdotes, Guerreros de elite, instructores y gobernantes; En este tipo de escuela se manejaban los conocimientos filosóficos, musicales, artísticos, hábitos de limpieza, como de desarrollo social. Y la otra vertiente era el Telpochcalli en la cual se criaba a los hijos de los plebeyos, aquellos que trabajarían el campo, fueran guardias de una menor jerarquía y se dedicaran a la mano de obra.

En la cuestión de personas con capacidades especiales en la antigüedad no era ignorada del todo, no se tenía una educación impartida , era más que nada un apoyo y una gran muestra de respeto. Fray Juan de Torquemada describe en su libro: Monarquía Indiana. Unos jardines muy hermosos colmados de flores y hierbas medicinales los cuales eran cuidados por enanos, corcovados , ciegos , siameses y deformes los cuales Torquemada llamó: “Monstruos”.

Estas personas las cuales tenían alguna discapacidad eran tratadas de una manera digna y desde cierto punto privilegiado. Los antiguos aztecas pensaban que ellos tenían poderes sobre naturales y se les asociaba con los ahuiateteo, dioses del placer y los excesos.

Es así como en la gran Tenochtitlan se tenía cierto respeto y compasión por las personas con capacidades diferentes, a diferencia de la nueva España, aquellos barbados hombres blancos, navegando el océano atlántico en busca de la gloria no tenían idea de lo que era manejar un país y de cómo poder satisfacer las necesidades de la mayoría del pueblo.

En esta cuestión los españoles se dedicaron a evangelizar y crear una cultura la cual favoreciera a ellos y sus reyes, dejando muy aparte las necesidades de la sociedad y la creación de oportunidades. Mientras que en España La reina velaba por aquellos lisiados y aquellos heridos en guerra con prótesis y tratos dignos, en la Nueva España no se tomaba en cuenta a aquellas personas con necesidades especiales tanto de nacimiento como adquiridas y mucho menos a su educación. Al caer el imperio exterminador de los españoles, un poco después de la guerra de independencia se es estipulado en la constitución de Apatzingán “la instrucción, como necesaria a todos los ciudadanos, debe de ser favorecida por la sociedad con todo su poder” . Esto estaba estipulado, pero desafortunadamente no se aplicó a una corta instancia; debido a los cambios bruscos de gobierno y a la resaca que había dejado la guerra.

Un poco después tras la derrota de Maximiliano de Habsburgo, Benito Juárez regresa a la ciudad de México y con las aguas más calmadas y un gobierno más estable presta atención a una propuesta de educación diferente, una educación en la cual los “desvalidos” pudieran tener cierta autonomía y cierta preparación. Este fue el primer paso para poder fundar la escuela de sordo mudos en la cual estaría atada a un reglamento especial e inclusivo y con ello el reconocimiento de la necesidad de impartir una educación.

De cierta manera este fue el primera paso para abrir un camino a aquellos con necesidades especiales, fue un parte aguas para todo lo que iba a comenzar; a pesar de que aquella escuela de sordomudos fue solamente en la ciudad de México ya se estaba velando por las necesidades de la sociedad en un aspecto diferente; Marca la historia que no fue hasta 1866 cuando Ignacio Trigueros fue persuadido por Eduardo Huet para fundar en forma lo que sería: La escuela Municipal de sordomudos, esta institución ya fue tomada más en forma y fue diseñada en su máxima expresión a aquellos que más lo necesitaban, esta fue financiada por el ayuntamiento municipal y dirigida por el Profesor Eduardo Huet.

Al parecer en ese entonces México había avanzado de una manera correcta la inclusión, las cosas se estaban haciendo bien y se tenían muchos avances, fue así que se instauró en el capítulo ll de la ley que refiere a la escuela de sordomudos unos beneficios notables y benévolos para la época los cuales marcaba que a estos pupilos se les ensañaría la lengua española, religión, geografía, historia mexicana entre otros. Algo que se tiene que resaltar dentro de esta escuela es que de una manera muy digna el Lic. Benito Juárez proclamó en 1867 una escuela aún más favorecedora: La escuela Normal Para sordo-mudos en la cual se entrenaba a aquellos que eran literalmente los “educadores especiales” del pasado. A estos aspirantes se les otorgaba un título el cual los acreditaba para desempeñarse en esta área. El tiempo transcurrió y evolucionó, así como la educación especial en el país, primeramente la condición para aquellos llamados “impedidos” fue cambiada a un término más propio y que resguardara la integridad de aquellos, este hoy se le conoce como: “Personas nee” que significa personas con necesidades educativas especiales y de la mano de este cambio llegaron más oportunidades para los NEE dentro de la educación y sociedad; como son un cambio en la ley general de la educación, la cual en su artículo 41 enuncia que “la educación especial está destinada a personas con discapacidad, transitoria o definitiva, así como a aquellas con aptitudes sobresalientes” El enfoque de esta educación es la inclusión, y una prueba latente de ello es que en la actualidad en nuestro país a cualquier niño o niña que tenga alguna necesidad educativa especial se le abrirán las puertas de los planteles de educación básica regular, por lo que los docentes tendrán que incluir dentro de sus actividades ciertas adecuaciones para que los niños y niñas con necesidades especiales se logren desarrollar tanto en un plano académico como social, esto eliminando cualquier tipo de barrera para el aprendizaje y la participación de aquellos que son parte de esta educación.

Del mismo modo el país al velar la inclusión de niños, niñas y jóvenes pone a disposición más servicios educativos para aquellos que se les haga difícil poder ser partícipes de la educación básica regular; como lo son el USAER y CAM. En el marco de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Escuela Regular (USAER) se puede encontrar una adecuación real en cuanto al currículo educativo, para así poder disminuir las barreras que se tiene en el fenómeno del aprendizaje, garantizando una educación para todos aquellos niños y niñas que busquen la educación básica, así como el desarrollo personal y la convivencia.

En cuanto al rubro que maneja el Centro de Atención Múltiple, conocido (CAM) por sus siglas, es un servicio por parte de la Dirección de Educación Especial, en el que los alumnos y alumnas que no lograron entrar a la educación regular son atendidos por medio de profesionales en su campo, facilitándoles ciertas partes de la educación básica así como la formación para la vida y el trabajo para alumnos y alumnas de entre 15 y 22 años de edad. La atención que imparte el CAM conlleva desde estudiantes con ceguera, discapacidad auditiva, motriz o trastornos graves del desarrollo, A estos se les brinda apoyo específico en cada área para que puedan ser parte de la sociedad y continúen su proceso de aprendizaje durante toda su vida. La cultura mexicana ha sufrido muchos cambios en cuanto al tratamiento de personas con necesidades especiales. Es una lucha la cual se viene peleando desde tiempos inmemorables, una lucha por la inclusión, por ser parte todos de un mismo pueblo, por aportar un granito de arena hacia nuestra sociedad; de igual manera es la de crear oportunidades para que todos puedan valerse y puedan seguir con el desarrollo de su vida. La educación es una gran herramienta para poder lograr estos fines. Es la única en la cual se pueda apoyar si queremos ver cambios dentro de la idiosincrasia del mexicano

A lo largo de la historia del pueblo mexicano, se ha enfrentado en contra de muchos enemigos, invasores y amenazas. Desterrándolos y siendo triunfador de esas grandes y majestuosas batallas, después de sacar a los enemigos que osaran profanar con sus plantas nuestros suelos, es momento de darnos cuenta que tenemos un enemigo viviendo entre nosotros y se le llama: la exclusión. Esta exclusión que no solamente se presenta con las personas con necesidades espéciales, si no de mismo modo con personas idealistas, personas que piensan diferente; aquellos que están hechos fuera del molde, aquellos que llaman locos por tener una idea revolucionara y que podría cambiar nuestro país. Ese es el problema, ese es el enemigo que nos condena desde hace años; que siempre va de la mano con los prejuicios. Aquellas miradas acosadoras, miradas que descargan lastima, pero al mismo tiempo aberración. Es lo que se trata de abolir hoy en día, se trata de incluir aquellos con necesidades diferentes, ponerlos en el contexto social y crear oportunidades para que haya un cambio verdadero, para que en verdad acabemos con el enemigo, pero eso solo está en nuestras manos.



Fernando Suárez Bolaños


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz