Caracas.- Portavoces de los acompañantes internacionales que viajaron a Venezuela para seguir las elecciones regionales de este domingo validaron hoy los resultados oficiales ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE), que dan al oficialismo una victoria abrumadora y no son reconocidos por la oposición.

“La misión considera que el proceso se realizó de manera exitosa y que la voluntad de los ciudadanos expresada pacíficamente en las urnas se ha respetado”, afirmó desde las instalaciones del CNE en Caracas uno de estos voceros, el presidente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica Nicanor Moscoso.

Según los resultados oficiales, los candidatos del chavismo gobernante se han impuesto en estas elecciones a gobernadores en 17 de los 23 estados del país. La oposición, mientras tanto, se ha impuesto en otros cinco estado. La entidad regional restante permanece en el aire debido al estrecho margen entre los candidatos.

La alianza de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dijo que no reconoce los resultados por las múltiples irregularidades que ya denunció durante la campaña y por la supuesta falta de transparencia del recuento.

La MUD -que según las encuestas iba a salir victorioso en la mayoría de los estados- pidió a sus seguidores respaldar en la calle las acciones que convoque para rechazar esta supuesta injusticia.

Otro de los acompañantes, Guillermo Reyes, dijo hoy sobre la denuncia de la MUD que en las mesas (alrededor de un 55 % del total) en los que estuvo la misión de la que forma parte se verificó que los resultados ofrecidos por las máquinas de votación coincidían con el número de papeletas depositadas en las cajas.

“Eso es una muestra al azar”, dijo Reyes sobre las mesas vigiladas por la misión, para explicar la validez de la comprobación.

El acompañante internacional pidió a los ciudadanos y actores políticos que acudan a la justicia para hacer sus reclamaciones y no hagan llamamientos a la calle que, a su juicio, pondrían en peligro el clima de normalidad que, para la misión, se vivió el domingo en las calles de Venezuela. EFE