Nueva York.- Ahmad Khan Rahami, el hombre acusado de colocar varias bombas en septiembre del año pasado en Nueva York, con una treintena de heridos, fue declarado culpable hoy de todos los cargos que se le presentaban.

"Inspirado por ISIS y Al Qaeda, Rahimi puso y detonó bombas en las calles de Chelsea en el corazón de Manhattan, y en Nueva Jersey, esperando matar y mutilar a todos los inocentes posibles", indicó en un comunicado el fiscal interino del Distrito Sur de Nueva York, Joon H. Kim.

El veredicto fue alcanzado de forma unánime por un jurado popular, al culminar un proceso judicial que se alargó dos semanas. Rahami se enfrenta a cadena perpetua.

El estadounidense de origen afgano estaba acusado de colocar dos bombas en el barrio de Chelsea el 17 de septiembre, una de las cuales causó una treintena de heridos, aunque la otra fue localizada sin que hiciera explosión.

Ese día presuntamente colocó otra bomba casera en la localidad de Seaside Park (Nueva Jersey) que no causó heridos ni daños materiales, y el 18 de septiembre abandonó cinco artefactos más en una estación de tren de Elizabeth, en ese mismo estado, uno de los cuales estalló cuando un robot de la Policía lo desactivaba.

Los actos de Rahimi, de 29 años, tuvieron lugar días con Nueva York a punto de recibir a más de un centenar de gobernantes para una cumbre de la ONU sobre refugiados y los debates de alto nivel de la Asamblea General.

Estaba acusado por el uso de armas de destrucción masiva y su intento, el bombardeo un lugar público, la destrucción de propiedad con fuego o explosivos y su intento, el transporte y recibo interestatal de explosivos y el uso de un dispositivo destructivo para promocionar un crimen de violencia.

Se espera que Rahimi, que se había declarado no culpable por los cargos, sea sentenciado el próximo 18 de enero, según un comunicado del Departamento de Justicia.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que los ataques fueron un intento de poner a Nueva York "de rodillas" y felicitó a la Policía local, el FBI y los fiscales federales por su trabajo.

"Su maldad se encontró con la valentía y resiliencia de un barrio precioso y una ciudad entera. Nueva York nunca será intimidada. Estaremos vigilantes, decididos y seguros. Felicidades a todos los implicados en esta importante causa", señaló en un comunicado.

"Los crímenes de odio de Rahimi se han abordado con rapidez y justicia absoluta. Un año después de estos ataques, y después de un juicio abierto y justo, ahora Rahimi ha sido convicto", añadió, por su parte, el fiscal. EFE