Nueva Delhi.- Al menos 19 granjeros murieron y otros 438 fueron hospitalizados después de sufrir supuestos envenenamientos accidentales con pesticidas en el oeste de la India, informaron hoy a Efe fuentes médicas y policiales.

Las intoxicaciones se produjeron durante los último tres meses en el distrito de Yavatmal, en el estado de Maharashtra, entre granjeros que fumigaban sus plantaciones de algodón sin protección alguna, al carecer de máscaras o guantes.

Entre las intoxicaciones, los casos más graves fueron trasladados al hospital Instituto Médico Gubernamental Vasantrao Naik (VNGMC) en Yavatmal, donde aún permanecen hospitalizados 22 granjeros, afirmó el máximo responsable de la institución, el doctor Ashok Rathod.

"Todos ellos están bien, solo tres se encuentran con respiración asistida, pero se están recuperando", explicó Rathod, una situación que contrasta con los 438 casos que tuvieron los últimos meses, aunque ya "la mayoría de ellos se han recuperado y vuelto a casa".

Según la autoridad hospitalaria "los casos más serios mostraban síntomas de envenenamiento", pero aunque "lo más probable es que estén relacionados con pesticidas", no será hasta que se conozcan los resultados de las autopsias que podrán determinar las causas.

La administración del distrito, dijo Rathod, ha informado por el momento de la muerte de 19 campesinos, un extremo que confirmó a Efe el superintendente de Policía de Yavatmal, M. Raj Kumar, que evitó dar más detalles.

Tras la tormenta política desencadenada, el jefe de Gobierno de Maharashtra, Devendra Fadnavis, aseguró en Twitter que ha ordenado una investigación sobre la muerte de granjeros "envenenados con pesticidas" y anunció además que se entregarán "mascarillas gratis" y se compensará con 3.000 dólares a las familias de los fallecidos.

La India, con algo más de 1.300 millones de habitantes, es un país sustancialmente agrícola, donde alrededor del 75 % de la población depende, según el Banco Mundial, de este sector que supone a su vez el 17 % del Producto Interior Bruto del gigante asiático.

El sector agrícola, que se halla a merced de sequías o inundaciones, sufre especialmente en la India, donde muchas veces los campesinos se ven asfixiados por las deudas contraías al perder sus cultivos, lo que en ocasiones les lleva al suicidio, concretamente a la ingesta de pesticidas o a arrojarse a pozos.

De acuerdo con el último informe de la Oficina de Datos de Crimen Nacional, en la India se registraron en 2015 12.602 casos de suicidios de granjeros, una cifra parecida al año anterior, siendo Maharashtra el estado indio más afectado, con 4.291 casos. EFE