Abuya.- La epidemia de meningitis cerebroespinal que desde el pasado mes de noviembre sufren la mayoría de estados nigerianos ha provocado hasta el momento 745 muertes, informó hoy el Centro para el Control de las Enfermedades del país africano.

Hasta el momento se han registrado más de 8.000 casos de meningitis y más de la mitad de los afectados son niños de entre 5 y 14 años, detalló la institución en un comunicado.

La epidemia se ha extendido a 22 de los 36 estados que componen Nigeria, y ha tenido especial incidencia en los estados de Zamfara, Sokoto, Katsina, Kebbi, Níger y Yobe, en el noroeste del país.

Al menos seis estados del sur, entre los que se cuenta la capital económica de Nigeria, Lagos, también han resultado afectados.

Las autoridades han puesto en marcha campañas de vacunación masivas para combatir la epidemia, y, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos, han distribuido medicamentos e infraestructura por distintas partes del país para tratar la enfermedad.

Pese a que las escuelas están en período de vacaciones, los centros educativos han pedido a los padres que vacunen a sus hijos antes de que las clases se reanuden la próxima semana.

La epidemia se desató a finales del año pasado en el estado de Zamfara, desde donde se extendió a otros lugares del país, sobre todo en la zona norte, debido a las altas temperaturas, que contribuyen al desarrollo del virus especialmente en espacios superpoblados y poco ventilados.

La meningitis cerebroespinal es una inflamación de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal. La fiebre, el vómito, el dolor de cabeza y una sensación de rigidez en el cuello son sus síntomas más característicos.

Nigeria vivió su peor epidemia de meningitis en 1996, cuando se registraron cerca de 100.000 infecciones y murieron 11.717 personas a causa de la enfermedad, según datos del Ministerio de Salud.

EFE