Panamá.- Tras casi 9 años de construcción y con casi dos de retraso, la ampliación del Canal de Panamá modificará una vez más los patrones del transporte marítimo mundial.

Esta obra de infraestructura tiene un costo aproximado de 5 mil 250 millones de dólares y permitirá el cruce de embarcaciones con capacidad para transportar hasta 13 mil TEUs (unidades equivalentes a un contenedor de 20 pies) del Océano Pacífico al Mar Caribe, o viceversa, sin necesidad de dar toda la vuelta al continente americano.

El nuevo carril fue inaugurado con el paso del buque Cosco Shipping Panama, con 9 mil 472 TEUs, proveniente de Pireo, en Grecia, y con dirección a Asia.

Pero las operaciones comerciales que arrancan formalmente hoy permitirán el paso de buques con capacidad de hasta 14 mil TEUs, contra los aproximadamente 5 mil que le caben a los buques que pasan en la actualidad

"Inicialmente, vamos a ver una disminución en el número de tránsitos, lo que sí vamos a ver es un aumento en el tonelaje, dijo Manuel Benítez, subadministrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), la entidad gubernamental que lo administra.

La obra busca arrebatar aproximadamente el 10 por ciento de la carga intermodal proveniente de Asia que actualmente llega a los puertos de la Costa Oeste de Estados Unidos, como Long Beach.

Anders Boenaes, vicepresidente y jefe de Redes de la naviera Maersk Line, consideró que esto no afectaría los servicios intermodales que la ferroviaria Kansas City Southern de México ofrece a la carga proveniente de Asia mediante el puerto mexicano de Lázaro Cárdenas, debido a que ésta no llega hasta la Costa Este, sino que suele quedarse en Texas o el Medio Oeste.

Agencias