Washington, EU.- Si la Administración del Presidente Electo de Estados Unidos, Donald Trump, logra imponer aranceles suficientemente altos a importaciones desde México, el gigante automotriz Fiat-Chrysler decidiría retirarse del territorio mexicano, dijo ayer su Presidente Sergio Marchionne.

“Es posible que si los términos económicos impuestos por la Administración de EU en cualquier cosa que venga a Estados Unidos son suficientemente grandes, esto haría que nuestra producción en México no tuviera sentido económico. Tendríamos que retirarnos. Es muy posible”, señaló Marchionne en el marco del Autoshow en Detroit, Michigan.

“La realidad es que la industria de los autos mexicana ha sido diseñada para relacionarse y lidiar con el mercado de EU. Si el mercado de EU no estuviera ahí, las razones de nuestra existencia estarían en la línea”, añadió Marchionne según recuentos de varios medios.

Desde su campaña, Trump ha prometido imponer un arancel de 35 por ciento a los autos llegados desde México, en clara violación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), un acuerdo que según él lograría renegociar, a pesar de la negativa del Gobierno de México.

“La transición sería costosa y sería muy muy incierta, no hay una fácil transición. Esas plantas fueron diseñadas y construidas con un propósito en un momento en que el TLCAN estaba vivo y bien”, explicó Marchionne según la nota del Financial Times desde el Autoshow.

Actualmente, Fiat-Chrysler produce 503 mil vehículos en México al año en dos plantas instaladas en territorio nacional y la gran mayoría de su producción está destinada para el mercado de EU y Canadá.

Además, Marchionne declaró que el uso de Twitter por parte de Trump para establecer políticas e influir en las decisiones de las empresas es algo nuevo.

“Es un nuevo territorio para todos nosotros. Ninguno hemos tenido antes un Presidente que tuitee. Es una nueva forma de comunicación y creo que vamos a tener que aprender cómo responder”, y aseguró que necesitan tener más información sobre sus políticas.


II Agencia Reforma