Washington.- El Senado de Estados Unidos confirmó hoy a Kirstjen Nielsen como la próxima secretaria de Seguridad Nacional del Gobierno de Donald Trump, convirtiéndose así en la responsable de la política migratoria del país.

Con 62 votos a favor y 37 en contra, la funcionaria de 45 años se convirtió hoy en la tercera encargada del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en el primer año de Gobierno del multimillonario, tras el paso por esa agencia del ahora jefe de gabinete de la Casa Blanca, el general John Kelly, y la hasta hoy secretaria interina, Elaine Duke.

Nielsen, una experta en ciberseguridad y gestión de desastres que formó parte del consejo de seguridad nacional durante el Gobierno de George W. Bush (2001-2009), comenzó a trabajar con Kelly a finales de 2016, cuando se encargó de preparar al general, nominado entonces como jefe de DHS, para sus audiencias de confirmación en el Senado.

Kelly quedó entonces impresionado por la dedicación de Nielsen, que tras contagiarse de una severa gripe tosió tanto que se rompió una costilla, y en lugar de tomarse una baja, se vendó el torso y siguió trabajando al mismo ritmo, según la revista Politico.

Esa tenacidad la convirtió en jefa de gabinete de Kelly durante los seis meses que el general pasó al frente del DHS, un periodo marcado por el controvertido anuncio del veto migratorio, la formulación de la política de inmigración de Trump y el desarrollo de los planes para construir un muro en la frontera con México.

Además de como jefa de gabinete de Kelly, Nielsen trabajó en la Administración de Transporte y Seguridad (TSA), que depende de DHS, durante el mandato de George W. Bush (2001-2009).

Graduada en Derecho por la Universidad de Virginia y en servicio exterior por la Universidad de Georgetown, Nielsen creó la década pasada su propia consultora de gestión de riesgos y trabajó en un centro de estudios sobre seguridad nacional y cibernética.

EFE