Buenos Aires.- El cerco judicial alrededor de Cristina Fernández de Kirchner se aprieta. Como parte de una investigación de enriquecimiento ilícito y falsificación de documentos públicos contra la ex Presidenta argentina, fueron cateados ayer varios inmuebles a su nombre.

También fue abierta una nueva causa por lavado de dinero por la cual la ex Mandataria tendría que ir a declarar pronto, tras la denuncia presentada esta semana por la diputada Margarita Stolbizer.

"El matrimonio Kirchner era la cabeza de un sistema de corrupción", afirmó ayer Stolbizer al diario El Clarín.

Las pesquisas responden a los vínculos entre la ex pareja presidencial y el empresario inmobiliario Lázaro Báez, actualmente en prisión en espera de juicio.

Durante los Gobiernos kirchneristas, el empresario se vio beneficiado con concesiones para obras públicas de alrededor de 800 millones de dólares. Al mismo tiempo, Báez rentó varios inmuebles de la sociedad Los Sauces, que está bajo el nombre de Fernández, Kirchner y su hijo.

Para los denunciantes como la diputada Stolbizer, eso demuestra que parte del dinero obtenido por Báez en el desarrollo de las obras regresaba a los Kirchner con el pago de alquileres.

II Agencia Reforma