II César Carrillo

El Mundo de Orizaba


Durante el primer semestre del año el gobierno federal obtuvo una recaudación de 143 mil 614 millones de pesos por el cobro del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) aplicada a la venta de gasolinas y a su vez este impuesto representó el ingreso con mayor crecimiento en el gobierno.

Al tiempo que la gasolina mantiene e incluso sube sus precios en el país, a pesar de los bajos precios del petróleo en el mercado internacional, el gobierno federal continúa con su política recaudatoria a través de las gasolinas.

Según reportes de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), durante el primer semestre del año lo recaudado por este impuesto incluso superó lo programado en 39 mil 252 millones de pesos más, lo que representó un crecimiento anual real del 22.3 por ciento.

Esto se deriva de los aumentos en los precios de los combustibles y el comportamiento de los mercados internacionales que en México responden a través de la banda de fluctuación implementada por el congreso estatal.

Así, mientras los ciudadanos deben de pagar más por el costo del combustible, el Gobierno de la Federación continúa recaudando y espera haber obtenido al final del año 209 mil millones de pesos por concepto de IEPS aplicado a gasolinas.

De a cuerdo con la Ley del IEPS las cuotas de este impuesto se estipularon para 2016 en 4.16 pesos por cada litro de Magna y 3.52 pesos para premios, así como 4.58 pesos para diésel.

Además del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, la Cuota al Carbono, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y la denominada Cuota Estatal, así como la Banda de Fluctuación (que no permitirá que baje el precio de gasolina mas de un 3 por ciento) son otros impuestos que permanecen “absorbiendo” los bolsillos de la ciudadanía a través del combustible.