II César Carrillo

El Mundo de Orizaba


A través de publicidad engañosa, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) pretende separar a los contribuyentes haciéndoles creer que no necesitan a un contador para cumplir sus obligaciones fiscales, poniéndolos en situación de vulnerabilidad que decantan en errores en sus reportes y deducciones de impuestos.

Fernando Mejía Cruz, contador y asesor, explica que a pesar de poner publicidad engañosa, el SAT no pone a disposición de los contribuyentes información completa y concreta.

Aclaró que cada persona tiene la facultad de acercarse a las instituciones, en este caso el SAT y su ventanilla de atención, para ser asesorados y cumplir con sus obligaciones, sin embargo reconoció que esta situación genera complicaciones a los contribuyentes.

“La publicidad mal informada del SAT en sus redes sociales ponen todo como si fuera muy fácil, lo que no ponen es que hay requisitos: uno de los requisitos principales es reportar los gastos y deducciones personales con un tipo de pago distinto al efectivo, si no lo haces no es deducible”, aseveró.

Detalló que todos los servicios y gastos personales deducibles como colegiaturas, gastos médicos, honorarios dentales, lentes, no son deducibles si los contribuyentes no pagan con medios como transferencias.


Las deficiencias

“Tú llegas a la escuela de tus hijos, pides la factura pero tienes que pagar con cheque, tarjeta o transferencia, esto aunque ya está vigente desde hace un año, la verdad es que el grueso de la gente no lo sabe”, enfatizó.

Por ejemplo, Mejía Cruz expone que actualmente un asalariado tiene que contar con un domicilio fiscal correcto y que coincida con el propio, según el último Código Fiscal, sin embargo esta información no ha tenido buena difusión por parte de la dependencia.

Otra deficiencia, es que el SAT promueve en su publicidad que al pedir factura ya se puede deducir gastos automáticamente, sin embargo los contribuyentes no saben que deben realizar los pagos de dichas facturas con medios diferentes al efectivo como tarjetas de crédito, débito, cheques o transferencias electrónicas.

“Lo que el SAT está haciendo es poner distancia entre los contribuyentes y los contadores, planteando un panorama muy fácil para que puedan hacer sus declaraciones, pero el contribuyente no tiene el conocimiento total de las leyes, el SAT tampoco pone a su alcance de sus obligaciones y se enteran hasta que le llegan una notificación”, afirmó.