Más de 25 mil habitantes de Orizaba y la región resultaron afectados ayer durante más de 14 horas con la suspensión del servicio de agua potable, tras darse la reparación de una válvula de las tuberías del acueducto Nogales-Orizaba-Córdoba.

A partir de las 6 de la mañana se iniciaron los trabajos con el cierre de la compuerta de captación que se ubica en la Laguna de Nogales para hacer el cambio en la válvula que se encuentra cerca de la localidad de Donato Guerra del municipio de Huiloapan.

El personal de Servicios Municipales del Ayuntamiento de Orizaba explicó que fue cambiada la válvula de seis pulgadas del disparo del acueducto en el Parque Industrial del Valle de Orizaba (PIVO), labores que fueron realizadas de manera rápida y no afectar a los usuarios.

Cerca de las 2 de la tarde, ya el líquido potable estaba llegando a la caja rompedora de presión en Potrerillo y se empezó a abril los desfoges de la línea que surte a Orizaba, por lo que pasadas las 3 de la tarde se comenzó a normalizar la distribución.

Los trabajadores detallaron que el problema en la tubería mantenía afectada a la población que vive cerca del PIVO, pues presentaba daños y no les estaba llegando el líquido.

Sin embargo, fue pasada de las 8 de la noche que el servicio de agua potable comenzó a normalizarse en la zona, conforme confirmaron los vecinos.

En Orizaba, los afectados fueron los habitantes de la zona sur, a partir de la vía y desde la avenida oriente 18, mientras que en Córdoba y Fortín se estima más de 90 colonias afectadas.

En lo que respecta a los vecinos de Donato Guerra, manifestaron que les estuvieron surtiendo agua por medio de pipas, aunque tras varios días de estar padeciendo por el líquido les era insuficiente para las labores del hogar.



Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba