El kilogramo de huevo registró un aumento promedio de 33 por ciento, de diciembre del año pasado a los primeros días de enero de 2018, aumento que representaba 10 pesos más, al pasar de 24 a 34 pesos el kilo.

Además del costo de producción del huevo, lo que ha impactado sobremanera para que se de este ajuste, es el precio de las gasolinas y diésel, pues es el transporte sobre lo que más se justifican las alzas.

En diciembre de 2017, el cono de huevo que contiene dos kilos, se ofertaba en 58 pesos, mientras que a la fecha los dos kilogramos se comercializan hasta en 68.50 pesos, lo que representa un aumento de 10 pesos el “cartón”.

Sin embargo, el precio se prevé que aumente en los próximos días, lo que se ve reflejado en la Ciudad de México donde el precio del producto registró un alza del 33 por ciento respecto al mismo periodo del 2017, mismo aumento que podría esperarse para la zona.

Lo anterior, de acuerdo a comerciantes se debe a la alza en el precio del combustible, para el traslado del huevo para su comercialización, situación que afecta a todos los productos de venta.

El huevo de marca “San Juan” que es uno de los más comerciales y de mayor consumo, las 18 piezas que pesa al rededor de un kilo 200 gramos, se vende en 41.50 pesos, mientras las 12 unidades que son en promedio 650 gramos se encuentra en 28.90 pesos, y el cono de 30 unidades que en promedio pesa 2 kilos registra un costo de 68.50 pesos.

Es así, como una vez más, el poder adquisitivo de la población se ha visto rebasado y ahora se comienza a resentir al inicio del año.



Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba