Cada uno de los 48 millones de beneficiarios del Infonavit recibirán por concepto de dividiendo alrededor de 340 pesos. El presidente Enrique Peña Nieto anunció la entrega por parte del Infonavit de un dividendo histórico de 16 mil 300 millones de pesos a los 48 millones de derechohabientes, que se deriva como resultado de la solidez financiera de esta institución que recién cumplió 45 años. Con este monto extraordinario, el rendimiento en la subcuenta de vivienda en 2017 será superior a lo que habían esperado, de hecho, supera la expectativa en más del 40 por ciento con el rendimiento que habrán de lograr del 8.32 por ciento”, resaltó Peña Nieto. ¿Y los que ganan 1-3 salarios? Al respecto, el líder obrero César Silva Reyes señaló que no se demeritó el logro, pero el Infonavit tienen una deuda histórica con los trabajadores que ganan de uno a dos salarios mínimos y que nunca pueden adquirir una casa, pues se necesitan como mínimo 3 salarios mínimos diarios para poder adquirirla. Lamentó que tanto el Presidente de la República como el director del Infonavit no den a conocer el “lado oscuro” de la institución en cuanto a qué es lo que no han podido atender. “No nos dicen cuántos trabajadores están en salarios mínimos, el Infonavit no les ha hecho justicia desde que fue fundado a la fecha a todos aquellos trabajadores que son los cimientos de la institución y que toda su vida se la pasan aportando y nunca obtienen un crédito porque por su bajo salario es una mínima cantidad la que les pueden prestar”, señaló. Ahí, dijo, es donde está el verdadero problema, pues sólo pueden obtener un crédito quienes ganan arriba de los tres salarios mínimos, pero los que tienen uno o dos, las oportunidades de crédito son mínimas, se quejó. Tras el anuncio de que el dividendo se va a la subcuenta, comentó que es muy poquito lo que puede generar. “No desestimamos los logros, pero que nos platiquen también cuál es la historia de lo que no se ha podido atender y resolver”, comentó. Este anunció, dijo, es político para que los sectores se vayan en caravana al Presidente la República para levantar su popularidad y darle credibilidad a un partido para seguir en el poder. “Si se hiciera un consenso nacional con los trabajadores acerca del IMSS y del Infonavit, seguramente se escucharían más quejas de lo que no se ha atendido”, destacó.

Jéssica Ignot

El Mundo de Orizaba