II Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba.


“Por no seguir los consejos de mi mamá, ahora me dejaron con bebé y deudas”, son las palabras de una joven madre de 16 años que se preparaba para cursar su segundo semestre de bachillerato, sin embargo, las consecuencias de sus actos provocaron abandonara sus estudios.

Sarahí continúa recuperándose de un difícil alumbramiento, pues debido a que durante su embarazo no tuvo una correcta alimentación y cuidados, la amenaza de aborto y las complicaciones durante el trabajo de parto amenazaron su vida, pero el reto para ella apenas comienza.

El padre de su hijo, quien es siete años mayor a ella, al principio asumió la responsabilidad, vivieron juntos algunos meses y posteriormente el fue a trabajar a la Ciudad de México, semanalmente él le enviaba dinero para que fuera ahorrando para el momento del nacimiento y para comprar ropa y todo lo necesario para el bebé, ella pensó que su pareja siempre sería responsable; sin embargo, cuando ella entró en labor de parto le entregó el dinero a su pareja para que él se hiciera cargo de pagar las cuentas, pero cuando Sarahí ya se alistaba para salir pensando que ya estaba cubierta la deuda, los encargados del hospital la detuvieron, ya que sólo había pagado una parte del servicio y faltaban tres mil pesos, pero él decidió tomar ese dinero y darse a la fuga y hasta el momento no tiene conocimiento del paradero del padre de su hijo.

Ella vive con sus padres, quienes la están apoyando, tiene el deseo de continuar con sus estudios y de trabajar para darle lo necesario a su hijo, espera recuperarse lo más pronto posible para establecerse en otro estado o ciudad, pues el permanecer en su actual colonia teme le cueste críticas y burlas por ser ahora madre soltera.