Más de 13 meses han transcurrido desde que el Proyecto Ahuehuete interpuso denuncia ante las autoridades ambientales el enorme daño que se ha provocado al Bosque de Galerías con el asentamiento irregular de más de 100 familias en sus orillas, así como tiraderos de basura clandestinos, descargas sanitarias y hasta quemas de basura sin embargo las autoridades lo han ignorado completamente denunció Roberto García, vocero y vicepresidente de la organización.

Indicó que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) tiene pendiente una inspección ocular, misma que ha sido esperada durante meses sin ser aplicada a la zona que alberga decenas de ahuehuetes entre los municipios de Mendoza, Nogales y Río Blanco.

“Conagua como con la canción de la negra, nos dijo que sí pero no nos dijo cuando, seguimos esperando desde hace más de un año y no vemos acciones”, lamentó.

Señaló que como organización continúan con la recolección de firmas para que el Bosque de Galerías sea considerado como zona protegida.



César Carrillo

El Mundo de Orizaba