Desde hace diez años trabaja en la Secretaría de Salud, sus datos personales fueron robados y utilizados para formar parte de la nómina de dos empresa fantasma.

María (nombre ficticio) desde mayo de 2017 fue dada de alta en las empresas fantasma Binhard Innovation S.A. de C.V. y Onkous SA de CV, en las que tienen reportado sueldos quincenales por 2 mil 700 y 2 mil 433 mensuales, pero que nunca ha cobrado.

De manera anónima, la trabajadora, en entrevista grabada, relata que lleva trabajando 10 años en la Secretaría de Salud y es la primera vez que aparece en una nómina de dos empresas falsas.

Se enteró de esto porque acudió al SAT y ahí le dieron el reporte de que está recibiendo un salario quincenal y mensual de dos empresas a las que ella nunca ha pertenecido y ni siquiera sabe a qué se dedican, mucho menos ha recibido ingresos de ellas.

“Uno está sorprendido con esto, sorprendidos y molestos porque el Secretario de Salud da una declaración en donde dice que él no tiene nada que ver con esto, y que probablemente los trabajadores si estuvieron trabajando en estas empresas; eso es algo falso, yo no estuve trabajando en esas empresas ni cobré en ellas”, relata.

Dijo que no tiene ideaa qué se dedican estas empresas, nunca imaginó que ella y sus compañeros fueron víctimas de un delito me buscarán involucrarlos en otro como es la evasión de impuestos.

“Lo que hicieron con nosotros es un delito, nos pusieron en una nómina falsa, están utilizando nuestros datos personales que se supone que los tiene la secretaría de salud; y por eso mismo, estamos muy molestos con el Secretario de Salud al decir que ellos no tienen nada que, ellos sí tienen que ver porque acaban de actualizar la base de datos de todo el personal a nivel estado”, reveló.

Ella trabaja en el área de vectores y es trabajadora formalizada, de su trabajo depende económicamente su familia. Al momento de hacer su declaración del próximo año tendrá problemas con la Secretaría de Hacienda que le requerirá, seguramente, el pago de impuestos proveniente de estas nóminas en las que fue inscrita sin su consentimiento y del que no recibió dinero alguno.



Jéssica Ignot

El Mundo de Orizaba