Naolinco, Ver.- Se abrió la tierra por el torrente provocado por las lluvias de Franklin y se tragó 100 metros de la carretera que va de Banderilla a Naolinco, dejando incomunicada a la población de este municipio a la altura de El Zacatal.

La reparación de la carretera a Naolinco se prolongará por varios meses, debido a que el socavón causado por las lluvias dejadas por el huracán “Franklin” destruyó un tramo carretero de 100 metros de largo y 300 metros de altura, confirmó el alcalde de ese municipio Francisco Guevara Gómez.

En entrevista, señaló que la mañana de este viernes el boquete aumentó su tamaño al desprenderse el remanente de la carretera y es imposible transitar por ahí, por lo que la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) comenzó con los trabajos para habilitar un camino adyacente en este punto.

“Se considera que mañana en la tarde (sábado) pudiéramos tener paso normal, con la conciencia de que está el derrumbe, pero lo importante es dar comunicación”.

Los mirones, que observan cómo la maquinaria pesada trata de abrir un paso provisional, cuentan la historia del taxi, dicen que lo vieron con un dron que bajó hasta el río y ahí se veían los restos de la unidad que pasó por la noche, en el momento justo del deslave que destruyó la carretera. Cuentan que era tarde cuando pasó el taxi y aseguran que a bordo iba el taxista y su esposa, camino al hospital en Naolinco, pues ella estaba embarazada. Detrás de ellos iba una patrulla que atestiguó el momento en que las llantas delanteras quedaron volando por un primer hoyo que se hizo en el camino a Naolinco. De inmediato los sacó y los ayudó a llegar al nosocomio que está dos kilómetros adelante.


AVC