II César Carrillo

El Mundo de Orizaba


Durante el último mes de referencia el consumo interno tuvo una importante disminución según reportes del Inegi, lo que supone una desaceleración de la actividad en los mercados locales.

Al respecto Andrés Cachón Pat, consultor financiero y catedrático de la Universidad Veracruzana (UV), consideró que las familias mexicanas, previendo el escenario complicado que se avecina, han comenzado a tomar sus propias precauciones disminuyendo el gasto regular para enfrentar la adversidad.

Aunque el Gobierno federal ha presumido durante los últimos meses mantener la inflación en niveles históricos, el Banco de México ha comenzado a tomar precauciones al aumentar la tasa de referencia y advirtió un segundo semestre francamente complicado.

Cachón Pat explicó que la población mexicana ha tenido aprendizaje a lo largo de las últimas décadas caracterizadas por una profunda crisis que no ha terminado, por lo que procuran ser cuidadosos.

El consumo interno disminuyó en un 2.2 por ciento durante abril, último mes reportado por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Esta disminución se dio antes de la separación de Reino Unido de la Unión Europea y el impacto en los mercados internacionales, por lo que se espera que la tendencia continúe.

El consumo interno es estudiado por el Inegi como el gasto que realizan las familias en bienes de consumo nacional e internacional.

Durante los últimos dos años, el consumo interno sostuvo la economía nacional ante la trágica caída del petróleo y la revalorización del dólar frente a todos los mercados y el peso mexicano.

Según su criterio, se espera que las remesas de trabajadores mexicanos en Estados Unidos puedan inyectar algo de dinamismo a la economía.