II Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba


El gasto erogado en el Senado es cada vez más grande.

Tan sólo de diciembre a enero, este rubro se duplicó en un 52%, pasando de $302 millones 481 mil a $601 millones 516 mil por concepto de dietas, honorarios y gastos de los legisladores.

Según la información administrativa de la LXIII Legislatura detallada en su portal de internet, enero fue el mes con mayor desembolso de recursos en el último año.

La partida presupuestal con mayor incremento fue la que corresponde a los salarios de los 128 senadores, sueldos de servidores públicos, sindicalizados, empleados de confianza, trabajadores contratados por medio del servicio civil de carrera y asesores.

En diciembre, el Senado gastaba 195 millones 722 mil pesos, monto que se mantuvo parejo desde julio del año pasado. Sin embargo, en este enero, éste gasto se elevó a 305 millones 979 mil pesos, superando el presupuesto estimado para el último mes de 2016.

Otro incremento es el que corresponde a pago de servicios generales, arrendamientos y otros pagos de asesorías, pues pasó de 106 millones 759 mil pesos a 181 millones 108 mil pesos.

Cabe destacar que durante enero hay una partida presupuestal de $100 millones para obra pública, aunque no se específica qué tipo de acciones están siendo realizadas dentro del mismo Senado.

Desde junio del año pasado a enero, esta legislatura tuvo un gasto de $3 mil 84 millones 197 mil en salarios, dietas y gastos de la Cámara, destacándose el rubro de servicios personales.