A pesar de que el paquete económico presentado por el Gobierno federal considera la liberación de los precios de las gasolinas, los “gasolinazos” continuarán debido a los impuestos que merman el precio del combustible, consideró el empresario gasolinero Igor Rojí.

Recordó que el Gobierno federal cobra por impuestos hasta cinco pesos por cada litro de gasolina vendido en territorio nacional, situación que impide que existan precios competitivos.

Lamentó que a pesar de que el gobierno de Enrique Peña Nieto afirme que habrá reducción en el precio de la gasolina, no exista una estrategia a seguir dentro de este rubro, lo que mantiene aún a los empresarios gasolineros en la incertidumbre.

Afirmó que una parte de gasolineros se encuentran agrupados en grandes cadenas, sin embargo tampoco existe información en estos grupos, mientras el 40 por ciento de los empresarios que manejan de uno a dos servicios tampoco tienen información de Pemex.

Por otro lado, descartó que la carga impositiva que el gobierno mantiene en el combustible tenga posibilidades de ser eliminado o reducido, debido a que el gobierno lo que necesita es solvencia.

Es así, que a pesar de que los gasolineros encuentren mejores precios con proveedores extranjeros, tendrán que seguir costeando este fuerte impuesto, lo que impide que se vea algún avance positivo.

“La incertidumbre continúa. Habemos cerca de 14 mil gasolineras del país, más de la mitad son gasolineros con uno o dos servicios y no tenemos información” dijo.


César Carrillo/El Mundo de Orizaba