El Parque Nacional Pico de Orizaba se encuentra en una condición histórica de ausencia de humedad que no se presentaba desde hace 13 años.

Este hecho ha provocado que se esté dando una temporada de invierno con frío seco, donde durante el día hay sol y en la noche bajas temperaturas.

Así lo afirmó el director del Parque Nacional Pico de Orizaba e integrante de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), Luis Raúl Álvarez Oceguera, quien destacó que esta situación está ocasionando una resequedad muy fuerte en la vegetación con un importante riesgo de incendios forestales.

“Estamos en una condición histórica de ausencia de humedad, esto es cíclico. La última condición similar se presentó hace 13 años y sí estamos teniendo mucho frío, pero seco, porque en el día hay sol y eso provoca una resequedad importante”, dijo.

Resaltó que se encuentran trabajando de forma estrecha con la Comisión Nacional Forestal (Conafor), con las gerencias estatales de Puebla y Veracruz, para atender de manera coordinada cualquier conflagración o incendios que se presente en el Parque Nacional Pico de Orizaba.

En lo que respecta a la sequía, el director precisó que es un fenómeno estacional que no debe generar ninguna preocupación más allá de la temporada de incendios.

No obstante, en cuanto a la disponibilidad de agua, sostuvo que dependerá de la permanencia de los bosques en toda la región porque son ellos quienes absorben la humedad de la lluvia y la infiltran lentamente al suelo.

De esta forma, Luis Raúl Álvarez Oceguera señaló que más de un millón y medio de personas dependen del agua que se genera en el Parque Nacional y que hasta el momento no hay ninguna situación de emergencia, pues todavía la cosecha de agua en los bosques se continúa realizando de manera regular.

A pesar de ello, ambientalistas de la región aseguran que la falta de nevadas en el Pico de Orizaba durante la temporada invernal plantea una situación crítica para que los municipios de las faldas de esta montaña que se abastecen de agua; principalmente por el estiaje que se vislumbra fuerte.



Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba