Los centros de verificación dinámica y estática no han podido iniciar las verificaciones correspondientes al 2018 debido a que no tienen papelería ni calcomanías.

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) no ha enviado la papelería para los procesos de verificación de 2018, por lo que los verificentros se encuentran prácticamente parados en actividad.

Tampoco les han notificado cuánto costará la verificación 2018, aunque prevén que haya un incremento de 50 a 100 pesos con relación al precio de 2017 que fue de 364 pesos.

Según personal de un centro de verificación estático, solo están haciendo verificaciones del 2017, es decir, para aquellas personas que no cumplieron con el proceso del año anterior y ahora se quieren poner al corriente.

Para ellos si hay papelería y calcomanías, y se les está haciendo el cobro de 750 pesos debido a que lleva recargos y multas.

Sin embargo, son uno o dos clientes que se atienden por día, lo que representa una pérdida para el establecimiento que debe de pagar renta, luz y la nómina de sus empleados.

Por su parte, empleados de un centro de verificación dinámica señalaron que mientras la Sedema no les envíe la documentación para las verificaciones del 2018, continuarán prácticamente parados y sólo atendiendo a aquellos que no hicieron la verificación del 2017 y que quieren actualizarse en el proceso.

A ellos les informaron que será hasta el próximo martes cuando les hagan llegar la documentación; mientras que a los verificentros estáticos les dijeron que podría ser jueves o viernes.

Hicieron un llamado para que la Sedema envíe cuanto antes la papelería y calcomanías, ya que al no verificar, los automovilistas pueden quedar expuestos a multas e infracciones debido a que la verificación es obligatoria para las unidades en la entidad veracruzana.



Jéssica Ignot

El Mundo de Orizaba