La falta de nevadas en el Pico de Orizaba durante la temporada invernal plantea una situación crítica para que los municipios de las faldas de esta montaña que se abastecen de agua.

Esto aunado al estiaje anunciado por expertos durante este 2018, no deja un panorama alentador para miles de familias que dependen de los mantos friáticos de esta montaña para tener el líquido potable.

El biólogo y el presidente del Consejo Intermunicipal Ambientalista (CIMA), Graciano Illescas Téllez, manifestó que el cambio climático está afectando al volcán porque se ha vuelto más caliente y se están desapareciendo los glaciares.

“Desde luego es una situación crítica, lo hemos mencionado en otras ocasiones que desde el siglo pasado había 14 glaciales en el volcán, ahora vemos que quedan casi tres que tienen hielo.. Esto está sucediendo por el cambio climático y está siendo menor el escurrimiento de agua hacia las partes bajas”, dijo.

Resaltó que esta situación desde luego afecta a la industria, la agricultura y el propio desarrollo urbano de la zona centro de Veracruz.

Indicó que el panorama para los próximos meses puede ser complicado con un fuerte estiaje, si es que no cae nieve. Además, expresó que la surada atípica presentada ayer en la región podría ser una señal de que habrá una temporada seca de importancia.

Especialistas consideran que el hecho que no haya nevadas durante enero y febrero, es un foco rojo importante para que toda la sociedad intensifique acciones de preservación y cuidado del Pico de Orizaba.

El ambientalista destac-o que durante el año pasado se pudo resistir el estiaje gracias a que se presentaron dos caídas de nieve atípicas, aunque no del todo suficientes.



Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba