El uso de las tecnologías de la información y por ende, de las redes sociales, ha propiciado un cambio radical en el uso de la palabra escrita. Para algunos es una deformación del lenguaje, para otros es una nueva forma de comunicación.

Comunicarse a través de emoticones, gifs o memes, es lo de hoy... expresan emociones, sentimientos y sensaciones a través de gráficos. Para quien no lo entienda, puede incluso considerársele un analfabeta.

Sin embargo, a través de estos gráficos, el emisor puede dar un mensaje, pero no hay garantía de que el receptor lo va a comprender como es. Esto puede propiciar un rompimiento de relaciones personales y hasta laborales.

Para el psicólogo José Luis Mayet, la utilización de emoticones, gifs y memes vuelve a la población que los usa, más perezosa y cómoda en cuanto a la manera de comunicarse, pues ya no se están preocupando por la ortografía y la gramática, cayendo en una cultura de conformidad y “comodismo”.

Este tipo de gráficos, dijo, para muchos es una herramienta de expresar emociones de todo tipo o incluso acciones. Por ejemplo, una persona en vez de decir que está enfadada pone una carita con los gestos que hacen referencia a este sentimiento.

Sin embargo, dijo, cada persona le puede dar un significado diferente a estas imágenes. Por ejemplo, hay unas manitas que parece que están orando, pero en realidad son dos manos que se están chocando.

“Esta forma de comunicación también puede presentar malos entendidos”, el emisor da un mensaje con los gráficos que está usando, pero el receptor le da otro significado.

Explica que estos recursos gráficos puede expresar, a través de ellos, sentimientos o emociones, “sin embargo, la persona que está recibiendo el mensaje quizá no puede captar la intensidad de emoción de la persona que los puso”.

Con este lenguaje pueden romperse relaciones, por ejemplo si una esposa le encuentra a su pareja un mensaje de texto con una carita un beso con un corazón, seguramente desatará una escena de celos, pero tal vez el receptor lo envió como una forma de agradecimiento.

Consideró que no hay nada más efectivo que una comunicación directa, pero estos gráficos están revolucionando la forma de comunicación.


Una forma de comunicación

Sobre el tema la escritora y columnista, Lilia Cenobia Ramírez, señala que los mensajes de texto (telefónicos) tiene mucho que existen pero, a partir de 2009 que se creó whatsapp y más específicamente a partir de que Facebook lo compró en 2014, se popularizaron de manera espectacular.

“Son solo eso: un sistema moderno de comunicación interpersonal o grupal pero no es el único”, destaca, pues existen otras aplicaciones vía internet que sirven para comunicarse de manera eficiente y rápida.

“Existen muchos otros medios de comunicación masiva en los que no se degenera el lenguaje ni la escritura: blogs, sitios web, libros electrónicos, libros en papel, cine, teatro, radio, periódico, títeres, etc.”.

El uso de emoticones, gifs y memes por encima de la palabra escrita, dijo, es una forma de comunicarse pero limitada, pues el comunicador se vale de símbolos preestablecidos que pueden estar cercanos a sus emociones o puntos de vista pero no al cien por ciento.

“A mí me ha pasado que busco un emoticón y no encuentro uno satisfactorio. Creo que la gente usa los gifs, los emoticones y los memes para hacerse simpática”, destacó.

-¡Qué opina de que lo hacen no solo los adolescentes o jóvenes, sino también los adultos?, se le cuestionó.

“Hay muchos adultos que sólo retransmiten mensajes masivos, memes, emoticones, jamás escriben nada, ni un saludo siquiera. Yo no quisiera formar parte de este grupo de adultos que no saben qué decir o no tienen qué decir”, indica.

“Me he dado cuenta que un grupo o un usuario de whatsapp dice mucho de sí mismo, de su personalidad, de su idiosincrasia, de acuerdo a los contenidos, diseños, horarios y frecuencia con que los retransmite”, comentó.

“Cada persona o grupo se va apropiando de los que le parecen adecuados y así, uno se da cuenta con quien se está relacionando. Es decir, la persona se descubre a sí misma más allá del meme que usa”, comentó.


II JÉSSICA IGNOT

EL MUNDO DE ORIZABA