La zona de Orizaba, junto con Coatzacoalcos, son focos rojos y de riesgo para el paso de migrantes centroamericanos, sobre todo para mujeres que son enganchadas o raptadas para la trata y explotación sexual. Orizaba es un lugar de miedo para los centroamericanos, señaló Irineo Mujica, presidente de la asociación civil Pueblos Sin Fronteras, que apoya y de ende los derechos de los migrantes.

Después de años
de no pisar la zona, 
ayer la Caravana Vía Crucis Refugiados Migrantes 2017 llegó a Orizaba con cerca de 60 mujeres migrantes centroamericanas provenientes de Tierra Blanca, de las cuales 15 son niños y el resto mujeres.

A la par, un grupo de 300 hombres abordaron La Bestia en Tierra Blanca para llegar a Orizaba y unirse con las mujeres para pernoctar en la Capilla de Lourdes, cobijados por los frailes de San José.

La caravana

El vía crucis comenzó el 9 de abril en los límites entre el estado de Chiapas y Guatemala, los migrantes buscarán llegar al Senado, en Ciudad de México, el día de hoy.

El propósito es divulgar la discriminación y violencia que han padecido en México y Estados Unidos hombres, mujeres y niños centroamericanos, así como las múltiples violaciones a los derechos humanos por parte de autoridades y grupos delincuenciales.

II DE LA REDACCIÓN

Foto: AVC