El incremento a las tarifas de luz que anunció la Comisión Federal de Electricidad a los sectores industrial, comercial y doméstico de alto consumo, traería como consecuencia una cascada inflacionaria, incrementos en precios de productos, así como despidos de personal en industrias y comercios.

Además, debido a que el precio del combustóleo y el gas natural subieron 8.4 y 18 por ciento respectivamente, después de 18 meses de menores tarifas, el incremento para el sector industria será de entre 2 y 5 por ciento; para el comercial suben de 5 a 7 por ciento; y la tarifa de uso doméstico de alto consumo tendrá un incremento de 6.8 por ciento respecto a la establecida para julio de 2015.

La tarifa para el sector doméstico de bajo consumo no mostrará movimiento, sin embargo, el precio de las gasolinas también subió al arrancar julio.

Esto traerá problemas severos a la industria, que los enfrentarán sólo con dos opciones: o conservan sus precios, o despiden personal.


Jéssica Ignot/EL MUNDO DE ORIZABA