Ciudad de México .- Los recortes presupuestarios realizados por la Administración de Enrique Peña Nieto han tenido como principales víctimas, además de la obra pública, la educación, la salud y el campo.

Esto, de acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sobre los recortes al presupuesto instrumentados en 2015 y el primer semestre de 2016.

El viernes pasado, ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Gobierno federal anunció que recortará el gasto público 31 mil 715 millones de pesos.

Se trata del segundo recorte presupuestario este año, luego del de 132 mil millones de pesos anunciado en febrero pasado.

El más vapuleado de todos ha sido la obra pública, que con el recorte presupuestario de 2015 y los dos de este año, se han dejado de gastar 26 mil 248 millones de pesos a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Con ello, quedaron en el tintero proyectos como el tren Transpenínsular Quintana Roo-Yucatán, el tren México-Querétaro y un alto número de obras de infraestructura carretera.

Detrás de la obra pública, los alumnos del País han cargado con el peso de los recortes, pues luego de tres ajuste al gasto de la Secretaría de Educación Pública (SEP), se han quedado sin por lo menos 17 mil 960 millones de pesos.

En el primer recorte presupuestario en 2015, la educación recibió 7 mil 800 millones de pesos menos, mientras que este año se ajustaron a la baja 3 mil 660 millones luego otros 6 mil 500 millones.

Para el caso de salud, la actual Administración federal ha determinado recortarle, por lo menos, 11 mil 901 millones de pesos, a lo largo de los ajustes presupuestarios anunciados como medidas emergentes.

También el campo ha sido fuertemente castigado por el gobierno, con más de 14 mil 393 millones de pesos retirados de su presupuesto.

Pese a que el Gobierno federal ha argumentado que los recortes están orientados a evitar que haya una afectación en el bolsillo de las familias, especialistas indican que éstos sí tienen un impacto en la población.

"Menos obra pública es menos inversión y eso pega muchísimo a muchos proveedores y trabajadores, en el caso del campo, el retiro de apoyos y subsidios lastima seriamente a los productores", señaló Sunny Villa, especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Una de las grandes interrogantes, mencionó, es que la SHCP no ha sido tan clara al explicar por qué ha castigado más algunos rubros más que otros o en qué indicadores se basaron para quitarle recursos a ciertos programas.

Reforma