El 20 de marzo concluye el invierno, pero a la fecha no ha nevado en el Pico de Orizaba y se prevé sea la antesala de un estiaje más severo para más de 2 millones de veracruzanos.

El que no haya nevado aúnen el Pico, traerá un incremento en la temperatura para esta zona, así como más incendios forestales y barrancadas, y un desabasto de agua para una cuarta parte de los veracruzanos que resentirán la falta del líquido que se suministrará por tandeos.

José Cruz Agüero, doctor en Estudios Urbanos y Ambientales, responsable líder de Cuerpo Académico 342, y profesor investigador de Sociología de la Universidad Veracruzana, señala que el Pico es el “vaso alimentador” de agua para más de dos millones de veracruzanos, pero desde hace diez años se está deshielando completamente.

“Le quedaban una o dos franjas de nieve, pero ahora se deshiela completamente en época de sequía; y eso, junto con la deforestación que hay en la zona alta, es un grave problema”, comentó.

Desde Nogales hasta Córdoba, los ciudadanos enfrentan problemas de abasto de agua. No sólo por la escasez sino porque además mucha se desperdicia, o no se distribuye bien, lo que propicia que se padezca un problema grave por falta de agua.

El Pico de Orizaba no sólo está produciendo poca agua,sino además, los ciclos naturales están degradados. Cuando la montaña ya no tiene masa polar, lo que hace es que corre más rápido, no hay filtraciones, no hay retención de agua en las capas terrestres.

“Estamos entrando a una crisis fuerte del agua para este año... ya estamos viendo que realmente es preocupante, no hay suficiente agua ya y se siguen ampliando la industria y las zonas urbanas en la región y no hay planes que tienen que venir adjuntos para el surtimiento de agua”, comentó el especialista.

Jéssica Ignot

El Mundo de Orizaba