Por si fuera poca la presión que ejerce el aumento constante en el precio del gas doméstico, la liberación de las gasolinas, la precarización del empleo y las negociaciones sin fin del TLCAN, el fin de año se avizora oscuro además por un aumento en la Tasa de Interés Interbancaria que podría ser de cuando menos 25 puntos base.

El economista Juan Carlos Esqueda Arias, destacó el hecho de que con Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, la TIE se mantuvo en 7 por ciento, pero hace apenas dos años estaba en 3.5%.

Esta medida incrementará el costo del dinero, disminuirá el flujo de efectivo circulante, deprimirá las inversiones afectando a la clase trabajadora y el comercio, mientras los sectores empresariales simplemente reservarán su capital para un momento mejor, advirtió.

Similar apreciación tiene la economista María Enriqueta Basurto Vargas, para quien el 2018 se plantea como un año de crisis que llevará la inflación a niveles históricos y que afectará a miles de familias por el incremento de los servicios básicos y productos.

Como ejemplo, señaló la inflación que alcanzó el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), que llegó a 6.37% interanual para octubre, según el Inegi, muy por encima del 3% pronosticado por el Banxico.

La especialista sostuvo que en la práctica cotidiana se observa que la pobreza persiste y que todavía hay ciudadanos que no tienen cómo solventar sus necesidades básicas, ahora peor con el pago de un tanque de gas que está a punto de llegar a los 600 pesos.




César Carrillo

El Mundo de Orizaba