La aplicación del nuevo Sistema de Justicia Penal retarda la aplicación de justicia para las mujeres que son violentadas, incluso las vulnera porque el agresor enfrenta el proceso en libertad.

El nuevo Sistema de Justicia Penal privilegia mucho los derechos humanos del inculpado y deja de lado los derechos de la mujer víctima de violencia, retarda el proceso de aplicación de justicia y a ella la expone a que quien la agredió esté en libertad y la vuelva a atacar.

Lo anterior fue expuesto por la abogada del Colectivo Feminista Cihuatlahtolli, Luz María Reyes, quien fue enfática en señalar que por estrategia legal, los abogados de los inculpados están difiriendo las audiencias con el fin de que haya un desgaste en la mujer.

“Por estrategia legal lo vienen haciendo los abogados, viene difiriendo las audiencias; la estrategia es que el inculpado cambia de abogado y como según se acaba de incorporar, necesita tiempo para checar el expediente, entonces la difieren una y otra vez”, comentó.

Con esto se corre el riesgo de que la mujer abandone el proceso porque a ella le representa un gasto de tiempo y dinero, gastar sus recursos que muchas veces son pocos.

“Se están privilegiando mucho los derechos humanos del inculpado, pero los derechos de la víctima no”, añadió.


Jessica Ignot

EL MUNDO DE ORIZABA