Después de tres años de no hacerlo, un grupo de al menos 300 centroamericanos abordó "La Bestia", el tren que sale de Chiapas y atraviesa el sur y centro del país.

Ellos son parte de la Caravana del Viacrucis Refugiados Migrantes 2017, que salió el 9 de abril de entre los límites de Chiapas y Guatemala, para continuar su paso a la frontera Norte.

Otro grupo de mujeres partió en camionetas y los hombres por tren, buscando se dé un alto a la discriminación y la violencia a migrantes a su paso por territorio mexicano.

Al mediodía de ayer, en Tierra Blanca, los migrantes abordaron el tren a Ciudad de México; fueron más de cuatro horas de viaje para llegar a Orizaba, en donde familias de la parroquia de San José les prepararon comida.

"Somos migrantes, no criminales; somos trabajadores. ¿Por qué nos matan si somos la esperanza de America Latina?", eran los cánticos de los migrantes sobre "La Bestia".

Irineo Mujica, presidente de la Asociación Civil Pueblos Sin Fronteras, señaló que las autoridades mexicanas sugirieron hace 3 años que los centroamericanos no viajarán más en el tren por considerarlo inseguro.

Sin embargo, el centroamericano que pasa por territorio mexicano a pie, se enfrenta a la ola de violencia perpetrada por grupos criminales, son asesinados, secuestrados, extorsionados, insertados a las bandas delictivas, y las mujeres reclutadas para la trata y explotación sexual.

Es por eso que ahora vuelven a tomar "La Bestia", para demostrar que viajar en el tren y por grupos es más seguro que hacerlo a pie.

II Jéssica Ignot

EL MUNDO DE ORIZABA