Disputas entre hijos, hermanos e incluso con alguno de los padres sobrevivientes, así como socios, y tardados y caros juicios de sucesión, se convierten en un grave problema sin un testamento, por lo que expertos recomiendan cubrir este trámite con tiempo.

En septiembre, el Mes del Testamento, hacer este trámite cuesta mil 700 pesos; sin embargo, hacerlo en el resto del año cuesta de 2,400 a 3,500 pesos.

Sin embargo, cuando una propiedad queda intestada los trámites pueden llegar a costar de 3 a 7 veces más... si es que no se complican los juicios.

Además de los costos que implica recuperar un bien intestado, se requiere de tiempo y un complejo acuerdo con los familiares, advirtió el notario público Arturo Jiménez Romero.

Por otro lado, si usted no tramita su testamento en vida, aunque las posesiones intestadas no pasan a ser propiedad del Estado ni se pierde la herencia, es la Ley quien determinará a quién se le van a quedar esos bienes, y generalmente no son las personas que usted elegiría.

Otra ventaja de hacerlo es que usted puede cambiar a sus beneficiarios las veces que quiera.

Por esas razones, el notario Arturo Jiménez recuerda que el gasto y tiempo que se invierten en elaborar un testamento en vida no se compara con el recurso invertido en la recuperación de un bien intestado.

Por eso, septiembre es un buen mes para no heredar problemas, dice el notario.

local, pág. 3

 

50

II por ciento de descuento aplican notarios al elaborar el testamento en septiembre.

 

Yamilet Gámez/El Mundo de Orizaba

Foto. depositphotos