Yamilet Gámez 

El Mundo de Orizaba

 

En el estado de Veracruz existen 9 solicitudes de intervención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, de las cuales 3 son quejas, 4 orientaciones y dos gestiones, éstas no se han determinado si se pueden catalogar como casos de discriminación, pues antes se tienen que calificar y luego desahogar el trámite, dio a conocer Namiko Matzumoto, titular de la CEDH. 

Indicó que en la entidad no se tiene una cantidad exagerada de quejas que tengan que ver con discriminación por orientación sexual, no obstante, indicó que, pese a que el estado de Veracruz esté o no preparado para adoptar una ideología de género, el artículo 1º garantiza los derechos para todos.

Llamó a la construcción de una cultura de garantía a los derechos humanos y crear la conciencia de que no se puede discriminar por orientación sexual, ya que ésta es una categoría prohibida para la discriminación.

Como parte de las actividades en el II Congreso de Derechos Humanos, los integrantes del Colectivo Igualdad mencionaron que la propuesta del Presidente Enrique Peña Nieto sobre permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo desde el ámbito social y no religioso es viable, pese a que los integrantes de su bancada están cuestionando y deteniendo dicha propuesta.

Hugo Miguel Sánchez Badillo, secretario del Colectivo Igualdad, comentó que la propuesta que realizó el Presidente es muy buena, lamentablemente cuando es conocida por los demás grupos políticos, por los estados y municipios, la propuesta original deja de convencer debido al análisis y el punto de vista de cada individuo que va tergiversando la idea original.

Mencionó que se deben ir actualizando las leyes conforme a los tiempos, pues tal vez éstas estaban elaboradas para cumplir las expectativas de los grupos sociales de años atrás, no obstante, estas deben mejorar pensando en las futuras generaciones.

“La propuesta del Presidente Peña Nieto sobre los matrimonios igualitarios es viable partiendo desde las circunstancias legales y de derechos sociales, no como sacramento religioso, es por ello que lo estamos peleando desde el punto de vista civil, no por el punto de vista religioso”, señaló.