II Gisela Hdez. Muñoz

El mundo de Orizaba


Vecinos de la calle camino viejo a Mariano Escobedo reclaman a las autoridades la falta de seriedad y atención en un socavón de al menos dos metros de profundidad y uno de ancho que la lluvia provocó debido a la falta de una buena obra.

En un recorrido por el lugar algunos comerciantes explicaron que la afectación lleva más de un mes y que los funcionarios municipales sólo pasan por el lugar sin atender la situación.

Explicaron que tal y como se aprecia en la obra que está descubierta debido a la grietas y las lluvias, la ruptura del pavimento podría ser mayor con el paso de los días pues la construcción no tiene buena estructura para mantener la loza en buenas condiciones.

Refirieron que aunado a esto muchos camiones de carga estuvieron pasando por el lugar y eso fue una de las razones por las que el pavimento no soportó el peso y se rompió.

Sin embargo, lo peor es que nadie quiere hacerse cargo de este problema que ha dejado a los vecinos sin la posibilidad de poder tomar el autobús que hacía paradas en esa calle y llevaba a los niños a la escuela.

Además indicaron que las lluvias siguen siendo un problema constante en este lugar donde no es posible mantener el agua en las tuberías y se hacen grandes borbotones de agua debido a que el drenaje es insuficiente lo que ocasiona que con la lluvia se desorden las alcantarillas.

En el lugar se puede ver las piedras que arroja la corrida del agua así como las zonas más dañadas por las malas condiciones de las obras que cada año en temporada de lluvias se presenta de la misma manera.

Esta lluvia con todo y piedras cruza la carretera para ser parte de la ciudad de Orizaba, por lo que en las calles norte de la ciudad mantienen las filtraciones y chorros de agua sobre la calle.

Frente a la zona afectada hay una carnicería y una verdulería para ambos negocios el agua anegada es sinónimo de posibles enfermedades debido a la presencia de mosco.

Un señor que prefirió no dar su nombre, dijo que las mismas autoridades municipales han acudido al lugar del socavón, sólo para poner una cinta amarilla y un tronco para hacer visible el gran orificio que se hizo en la carretera.