En los últimos 25 años, la creencia de los jóvenes mexicanos en el matrimonio ha disminuido, mientras las uniones libres se han duplicado, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al dar a conocer sus estadísticas con motivo del Día del Amor y la Amistad, el Inegi precisó que entre 1990 y 2015 la proporción de casados disminuyó de 4% a 1.6%, mientras que los que viven en unión libre aumentó de 2.5% a 5%.

Enfocándose únicamente en la población unida (la casada o en unión libre) de 12 a 19 años, se observa que en 2015 hay más mujeres (846 004) que hombres (315 582) en esta situación conyugal.

El perfil sociodemográfico por sexo también es diferente. Considerando a las adolescentes unidas, 33.3% vive en un hogar nuclear y un porcentaje importante (64.4%) reside en un hogar ampliado o en un hogar compuesto.

El 90.3% no asiste a la escuela y 73.5% declara que tienen algún grado aprobado en la primaria o secundaria; mientras que 25% solo tiene algún grado aprobado en el nivel medio superior o superior.

El porcentaje de matrimonios donde alguno de los cónyuges tiene menos de 18 años ha disminuido notablemente. En 1995, por ejemplo, el número de mujeres que contrajeron matrimonio antes de los 18 años de edad fue de 105 066 mujeres, lo que en términos porcentuales representa 16% respecto al total de los matrimonios registrados en ese año.

En 2016 el número de mujeres que contraen matrimonio legal en las mismas circunstancias es de 9 871 y su proporción disminuye a 1.8 por ciento.



Jéssica Ignot

El Mundo de Orizaba