Sentados, hincados y acostados en el suelo de la banqueta sobre la calle Norte 6, cerca de 50 alumnos de la primaria Gabino Barreda retomaron sus actividades educativas ayer por la mañana, tras casi dos meses del cierre del edificio por parte de las autoridades municipales.

Los menores y padres de familia consideraron que se estaba perdiendo mucho tiempo de actividades escolares, luego de que el alcalde municipal Juan Manuel Diez Francos afirmara que no abriría la escuela hasta que no se les dirigiera un oficio específico.

Aunque en esta ocasión los padres de familia optaron por no tomar las calles, realizaron una protesta a la entrada del plantel denunciando además acoso por parte de las autoridades así como inconsistencias en los dictámenes emitidos, que en primera instancia declaraban apto el edificio al no haber daño estructural, y en segunda los obligaban a cerrarlo.


Acuden autoridades

Después de las 10 de la mañana autoridades municipales del departamento de Educación, así como un dictaminador de Espacios Educativos y representantes de Escuelas Estatales acudieron a la institución para realizar un nuevo dictamen, como habría sido anunciado.

En una primera reunión los padres de familia denunciaron las omisiones ocurridas durante el proceso y trascendió que la Gabino Barreda es la única escuela del sistema estatal que seguía sin restablecer el servicio a pesar de contar con dictámenes estatales.

Tras el diálogo sostenido, las autoridades se comprometieron a apresurar el proceso por lo que la escuela Gabino Barreda será reabierta, según el compromiso, en un plazo máximo de una semana.

El bloque perdido por los alumnos será recuperado a través de materiales



César Carrillo

El Mundo de Orizaba