Con el fin de pagar menos impuestos y cuotas a la seguridad social, muchos trabajadores simulan el pago de salarios menores.

Pero esta práctica es en detrimento de sus ahorros, pensiones e incapacidades.

De acuerdo con cifras oficiales, en Veracruz hay unos 504 mil trabajadores que ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportan de ingresos un salario mínimo o hasta menos, pero podrían estar recibiendo una mayor remuneración.

Otros 732 mil trabajadores de perfil técnico y profesional tienen ingresos de entre dos y cinco salarios, según reportes de la dependencia y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

En México hay 7 millones de personas que ganan un salario mínimo, entre formales e informales.

La simulación de salarios, o el subregistro, es un supuesto esquema ganar-ganar: el patrón no paga las cuotas patronales, ni impuestos a la nómina, entre otros, y el trabajador no paga ISR ni cuotas al IMSS, pero en realidad se afecta su pensión y jubilaciones, y en el lamentable caso de una incapacidad temporal o permanente, el salario con el que se calcula el pago de sus incapacidades es el que se registró en el IMSS.

Alejandro Aguilar García, director del Observatorio Laboral, aclara que declarar un salario inferior al real representa una práctica fraudulenta en detrimento del trabajador, afectando sus cotizaciones ante el IMSS y en consecuencia ante el Infonavit, además de poner en riesgo las pensiones.

“Tipificado como fraude, se establece cárcel para los patrones que incurran en estas prácticas; sin embargo esto no ha intimidado o terminado este problema, es muy usual en varias empresas”, señaló.

Expertos opinan que la subcotización tiene mayor impacto en empresas más grandes y en puestos mejor pagados y no sólo en pequeños negocios, de carácter informal.

“Hay como una connivencia entre el empresario y el trabajador para declarar menos. Al empresario le conviene porque paga menos cuotas obrero-patronales. Y el trabajador lo acepta porque el ingreso corriente que recibe es mayor de lo que podría”, señaló Miguel Reyes, director del Observatorio del Salario.


César Carrillo

El Mundo de Orizaba