Padres de familia rechazan la decisión de la dirección de reiniciar labores en el Colegio Preparatorio de Orizaba (CPO), Escuela de Bachilleres Vespertina de Orizaba (EBVO) y Colegio Preparatorio de Orizaba Mixto.

Sin embargo la minoría aceptó la disposición a pesar del peligro que representan tomar clases en el edificio dañado por los sismos del 7 y 19 de septiembre.

Tras el informe emitido por los directivos en la página oficial de la escuela, el comité de padres de familia del CPO, EBVO y Mixto indicaron que fueron convocados para que se les informara de la reanudación de clases a las 10 horas de ayer, sin embargo los citaron en diferente horario: primer semestre a las 7am, tercer semestre a las 8am y quinto semestre a las 9 de la mañana.

Explicaron que la directora no los está respaldando como se acordó, con la delegada general de Bachillerato, Patricia Reyes Diz. Asimismo aseguran que hasta el momento no les han mostrado el dictamen, que asegure que no corren peligro.

Indicaron que los directivos están pasando por encima de una reunión que tuvo el comité en Xalapa con el secretario de Educación y el oficial mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) y otras instancias, adonde llevaron las firmas recabadas de los padres de familia al igual que de los alumnos. Los padres se comunicaron a la SEV para preguntar qué estaba pasando, pues no tenían notificado la reanudación de las clases, por lo que aún esperan respuesta de Espacios Educativos.

Sin embargo en la junta de ayer en el colegio los padres externaron que no están de acuerdo de volver al plantel por las afectaciones.

“Según el artículo 36 de la Ley de Monumentos Históricos y Arqueológicos, son monumentos históricos los inmuebles construidos en los siglos XVI al XIX, destinados a templos y sus anexos; arzobispados, obispados y casas curales; seminarios, conventos o cualesquiera otros dedicados a la administración, divulgación, enseñanza o práctica de un culto religioso; así como a la educación y a la enseñanza, a fines asistenciales o benéficos; al servicio y ornato públicos y al uso de las autoridadesciviles y militares”, informaron.

Y por ser un monumento histórico protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se tendría que solicitar la autorización para realizar las modificaciones pertinentes.

Sin embargo el mismo dictamen de Protección Civil “dice que el edificio está en condiciones de seguir en pie, pero como lo que fue, un convento, no para albergar a una población de 1,947 alumnos”.

Tras varias horas de diálogo entre las autoridades educativas y padres, al final se decidió la cancelación de las clases.




Teresa Hernández

El Mundo de Orizaba