El obispo de la diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, dio a conocer que hay una disminución de matrimonios actualmente, a pesar de que es uno de los más importantes sacramentos, al igual que las ordenaciones, y no se considera su importancia en la vida cristiana.

En su opinión, publicada en el diario de la diócesis de Orizaba, monseñor indica: “El camino de la fe se vive en comunidad, sostenida por la Palabra, los sacramentos, la oración y la vida de caridad. En la celebración de los sacramentos, la Iglesia significa y realiza el misterio pascual”.

En el escrito se añade: “Son los signos sensibles y eficaces, de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia, a través de los cuales se nos otorga la vida digna; no todos los fieles cristianos ni lo perciben ni lo asumen con la misma claridad”.

Por ello, sugiere implementar una nueva evangelización, crecer como comunidad, crear nuevos métodos de transmisión de la fe.

“Se trata de entrar en un proceso de evangelización que nos permita descubrir y experimentar la novedad de la vida en Cristo”.

Por ello, el Obispo destaca la necesidad de pertenecer a una comunidad, de la particip ación y la vida litúrgica.

Destaca la formación cristiana, sólida y adecuada a las diferentes situaciones de la vida.


Gisela Hdez. Muñoz

El mundo de Orizaba