El escándalo de los huevos contaminados con fipronil en Europa ha puesto en jaque a las autoridades.

Pero en México, esta sustancia incluso se puede adquirir vía internet a costos que van de los 200 hasta los 800 pesos.

En nuestro país es de uso común, pues se trata de un plaguicida e insecticida; sin embargo, su uso es también veterinario para animales que tienen pulgas, garrapatas, moscas o piojos en el ganado bovino.

Su uso está prohibido en animales destinados a la cadena alimentaria, pero sigue siendo habitual en muchos productos antiparasitarios para mascotas o en artículos de uso doméstico, como los antitermitas.

Son 16 países en Europa con casos registrados de huevos contaminados con fipronil que fueron distribuidos de Bélgica y Holanda.

Ahora Europa ya sabe por qué: aunque no se suministre con la comida y se use para rociar los gallineros como método de desinfección, las gallinas lo absorbieron a través de la piel, las vías respiratorias, al picotear por ahí.


¿Qué es?

El fipronil es un insecticida creado a finales de los años 80 y puesto en circulación a comienzos de los 90.

Un médico veterinario que omitió su nombre, dijo que esta sustancia es de uso muy común entre algunos colegas, para el combate de piojos, garrapatas, pulgas en perros y gatos.

Particularmente, dijo, no las emplea ni las receta, pues son sustancias que en dosis muy altas pueden causar problemas neurológicos y vómitos en los humanos, ”en los animales deberá tener también efectos dañinos a su salud“.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el fipronil ”moderadamente tóxico“ para los humanos, y representa un peligro para los riñones, el hígado y la tiroides si se absorbe en grandes cantidades.


Jéssica Ignot

EL MUNDO DE ORIZABA