Uno de cada seis hombres está en riesgo de desarrollar cáncer de próstata, por lo que es muy importante que los varones a partir de 40 años de edad acudan a realizarse la revisión a fin de prevenir la enfermedad.

Samuel Agredano Pérez, oncólogo médico del Hospital General Regional de Orizaba del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que debido a la ausencia de síntomas para la identificación de cáncer de próstata, es conveniente que los varones acudan al menos una vez al año a realizarse la prueba del antígeno prostático o la revisión de esta glándula.

En este sentido dijo, que el riesgo de esta tumoración maligna es que no manifiesta síntomas, sin embargo, mediante el análisis de sangre denominado antígeno prostático es posible detectar la presencia de anormalidades en la próstata.

Destacó que si bien la enfermedad no registra una alta tasa de mortalidad, sí de incidencia, pues 1 de cada 6 hombres está en riesgo de desarrollarlo; al detectarlo en etapas avanzadas en ocasiones es necesario recurrir a la castración quirúrgica o farmacológica.

Dijo que un método auxiliar para la detección oportuna del cáncer de próstata, es mediante el tacto rectal, que generalmente realiza el urólogo para identificar crecimiento o inflamación de la próstata, y de identificar algún estado anormal, confirmar o descartar el diagnostico con más exámenes y de inmediato iniciar el tratamiento.

Refirió que la esperanza de vida de quienes presentan cáncer de próstata es alta.

Agregó que parte de los factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad es la edad, antecedentes familiares, obesidad, entre otros.

En cuánto a los tratamientos refirió que éstos se aplican de acuerdo al nivel en que se detecte la enfermedad, mismos que van desde quimioterapias, suministro de medicamentos para destruir las células malignas, y en caso extremo castración quirúrgica o farmacológica de los testículos y la próstata, esto para inhibir la producción de hormonas sexuales masculinas que “alimentan” el cáncer.

Aseguró que el tratamiento que se brinda a los pacientes con cáncer de próstata es integral, pues para ello participan el urólogo, oncólogo, radiólogo, enfermería y, en casos necesarios, el área de psicología, cuando hay efectos colaterales.


Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba