II Jessica Ignot

EL MUNDO DE ORIZABA


El estrés, las preocupaciones, la falta de tiempo y el uso de la tecnología está propiciando que adultos, adolescentes y niños esté durmiendo menos; de cuatro a seis horas diarias es lo que estamos durmiendo cuando debiera ser como mínimo 8 horas y diez en caso de niños y adolescentes.

Lo anterior fue dado a conocer por el psicólogo Luis Ángel Catarino quien señaló que sea la población adolescente quien duerme menos, entre 4 y 5 horas y es, la mayoría de veces, por estar en redes sociales; mientras que el adulto duerme de 5 a 6 horas diarias, por falta de tiempo, estrés y preocupaciones; en tanto, los niños duerme apenas 6 o 7 horas, cuando lo ideal es que duerman 10 horas diarias.

El no dormir bien, dijo, genera irritabilidad, estrés, apatía, cansancio, fatiga, no hay concentración, inestabilidad en el equilibrio emocional, incluso alteraciones cardiacas, conducta agresiva.

“La gente cada vez duerme menos, por el ajetreo cotidiano, por la jornada laboral, por las actividades que tienen, por las preocupaciones, esto va generando cierto estrés que a la hora de querer conciliar el sueño es cuando en el subconsciente más ideas tienen y no pueden dormir”, comentó.

La gente aunque quiera dormir temprano no lo puede hacer, en adultos, por ejemplo, ven que sus hijos se duerman, están adelantando trabajo o actividades de la casa y cuando se dan cuentan ya son las 12 o 1 de la mañana, se levantan a las 5 o 6, y vienen durmiendo unas 5 o 6 horas al día.

Pero ademas, los padres ahora viven con una angustia mayor, la inseguridad está propiciando que vivan con miedo y angustia porque algo les pueda pasar a sus hijos. Sin embargo, también les preocupa que no puedan asegurar el futuro de sus hijos, pues el dinero alcanzan menos y van al día la mayoría de los hogares.