Un promedio de 300 alumnos de la primaria están estudiando bajo un riesgo latente debido a que la escuela tiene más de 55 años de antigüedad, por lo que a consecuencia de la humedad y las lluvias se están cayendo los aleros.

 El presidente de la sociedad de padres de familia, Ernesto Lima, manifestó que con las lluvias que últimamente se han presentado en la zona se están despegando los aleros de la escuela, los cuales podrían caerle a un estudiante y lastimarlo.

No obstante mencionó que la mayor parte de los salones tienen filtraciones y están húmedos, porque la infraestructura es antigua.

Explicó que a raíz de que se cayeron los aleros, el director de Protección Civil del Ayuntamiento fue hacer una revisión y considero que el daño no fue grave, pero que la humedad está haciendo que se despeguen.

Sin embargo el comité de padres de familia considera que los alumnos están bajo un riesgo latente y que corren peligro debido a que las bardas se pueden caer en cualquier momento.

Agregó que ya se han mandado escritos al área de Obras Públicas y Protección Civil para que se haga un estudio a detalle y se determine si el edificio es seguro para los 300 alumnos que están dentro de la matrícula escolar, porque cada uno ellos está en peligro latente, porque la infraestructura representa un riesgo tanto para ellos como para el personal docente.

“La infraestructura tiene más de 55 años de antigüedad y aunque no está en ruinas por el mantenimiento que se da, hay problemas de humedad y filtración de agua en las aulas, y ahora con las lluvias los aleros se están cayendo”, dijo el tutor.

Ante ello solicitó el apoyo de las autoridades correspondientes para que vayan a revisar las instalaciones, y se determine si no representa un peligro para la comunidad estudiantil y los profesores, ya que es una construcción de más de 55 años.


TERESA HERNÁNDEZ/EL MUNDO DE ORIZABA