El campo y la educación son sólo algunos de los sectores que se verán afectados con el segundo recorte anunciado por el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, tras conocerse el separo de Reino Unido de la Unión Europea.

El funcionario anunció un recorte por 31 mil 715 millones de pesos al presupuesto que recaerán principalmente en ajustes al gasto social.

Con este anuncio más de cinco mil campesinos de la región se verán afectados, sobre todo por la posible desaparición de algunos programas por parte del gobierno que benefician al campo, entre los que destacan la entrega de fertilizantes y semillas, esto estaría ocasionando que los campesinos tengan una pérdida en su producción del 20 por ciento, sin embargo, este porcentaje podría aumentar debido a que el mal clima y las plagas también contribuirían a la reducción de producción.

El integrante de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Gabriel Zepeda, destacó que el recorte al gasto en el sector campesino sería devastador, pues muchos campesinos obtienen su recurso únicamente de la producción que generan sus tierras, esto además provocaría que los productos del campo se encarezcan, debido a los recursos económicos que estaría invirtiendo el campesino para sembrar, cosechar y llevar a los comercios el producto final.


Infraestructura educativa se verá afectada

En lo que corresponde al sector educativo, el catedrático Ramón Tepole mencionó que la reforma educativa es la principal afectada por los recortes que anunció el secretario Luis Videgaray, ya que con la disminución de recursos se podría pensar en el recorte a los programas como el de Escuelas al 100, el cual tendía el objetivo de mejorar la infraestructura de las escuelas y así como éste, otros programas más también tendrían repercusiones.

Dijo el líder educativo que el mal manejo de la economía siempre termina afectando a los sectores sociales, en este caso la educación, la salud y el campo presentarán las consecuencias de quienes toman las decisiones económicas en el país.


Yamilet Gámez/El Mundo de Orizaba.