Orizaba.- Ayer por la madrugada, tras el choque de una patrulla de la Policía Municipal contra un taxi, y en el que murió una mujer, taxistas de la región se plantaron en la Inspección Policía y con sus vehículos bloquearon las entradas y salidas de patrullas.

Impidieron la circulación a todo tipo de vehículos, y exigieron dialogar con el inspector Alfonso Zenteno, quien ante la presión de los taxistas, aceptó platicar con una comitiva de los conductores.

Por su parte, el director de Gobernación, Juan Ramón Herebia, dijo en rueda de prensa que será la Fiscalía General del Estado la que determine la situación del conductor de la patrulla.


“Iban a balacera”

Según los reportes y la bitácora de la Policía Municipal, la unidad que impactó al taxi se encontraba al momento atendiendo “un servicio”: un enfrentamiento a balazos con criminales, situación por la cual, el vehículo no se detuvo en el lugar de los hechos. 

Especificó que el impacto ocurrió cuando elementos de la corporación de la zona uno y dos solicitaron auxilio a la base debido a que fueron agredidos por personas armadas, lo que suscitó un enfrentamiento y persecución, según revela la bitácora. 

Indicó que el vehículo  que se impactó con el taxi corresponde a una unidad “de reacción”, que solo sale cuando se presentan enfrentamientos con criminales.

En este punto, señaló que esto pudo originad confusión durante los primeros minutos cuando el inspector Alfonso Zenteno no pudo responder si la unidad se encontraba en circulación o en la base. 

“Esta unidad habitualmente está dentro de la Comisaría con personal especializado en enfrentamientos que saben que los hemos tenido a menudo, cuando pidió el auxilio iba en atención” dijo. 

Herebia manifestó desconocer si el taxi se atravesó en la trayectoria de la patrulla o está se impactó en él.


Varios delitos 

De ser encontrado culpable, el policía que conducía la patrulla enfrentaría por lo menos cuatro delitos por los hechos de ayer por la madrugada, consideró el abogado penalista Othón Ramírez López. 

En primer término, explicó Ramírez, el conductor de la patrulla deberá responder al posible delito de homicidio posiblemente calificado como imprudencial, bajo el cual también podría ser juzgado el chofer del taxi dependiendo de los peritajes. 

Sin embargo, el conductor de la patrulla enfrentaría la acusación de omisión de auxilio o cuidados, al ser la primera autoridad que está presente en el momento del accidente y no preservar el lugar de los hechos.

Recordó que al mover la patrulla del lugar, misma que participó en el impacto se vulneró la escena del crimen, lo cual es una violación  a los procedimientos del Sistema Penal.


De la Redacción