Orizaba.- En medio de llanto, dolor e indignación, familiares, amigos y compañeros del enfermero que trabajaba en el IMSS y quien fuera asesinado en su vivienda de Potrerillo, fue sepultado ayer en el cementerio municipal Juan de la Luz Enríquez.

Los parientes del hoy occiso Carlos R. tienen confianza de que la Policía Ministerial, esclarezca este homicidio ocurrido el sábado pasado.

A pesar del hermetismo de las autoridades, trascendió que los agentes policiacos intensificaron sus investigaciones acerca de este nuevo crimen, incluso interrogan a vecinos en un intento por obtener alguna pista que los lleve a la identificación y detención de él o los autores de este asesinato.

El finado, quien laboraba en el Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social, vivía solo en su casa de la unidad Potrerillo 3.


El crimen

Se conoció que desde un día anterior sus familiares dejaron de tener contacto con él, por lo que la tarde del pasado domingo dos de sus sobrinos fueron a buscarlo a su casa.

Al entrar tremenda sorpresa se llevaron al descubrirlo bañado en sangre y sin vida sobre la cama, estaba vendado de los ojos y amordazado.

Personal de la Fiscalía de distrito inició la carpeta de investigación, por el delito de homicidio en contra de quien o quiénes resulten responsables.

Presuntamente fue estrangulado y apuñalado por sus victimarios, los cuales luego de haberlo asesinado se apoderaron de diversos objetos de valor.



Leobardo Lima

El Mundo de Orizaba